jueves, 25 de octubre de 2007

"Cuántas llaves", Concha García

Cuántas llaves
Concha García
Editorial Icaria
1ª edición, 1998
Prólogo de Manuel Vázquez Montalbán
Género: Poesía
ISBN: 84-7426-355-7
62 páginas

Este poemario refleja una experiencia ante la vida en general y ante la vida amorosa en particular. Como dice Manuel Vázquez Montalbán, quien prologa el libro, la poeta es la protagonista de los versos y se sabe personaje.

Pero hay que advertir que no estamos ante unos versos simplones propios de la poesía de enamorados frustrados. Estamos ante una poesía que encierra un gran hermetismo en sí misma y que puede costarnos penetrar, pero que al mismo tiempo nos atrapa y nos obliga a leer una y otra vez estos versos hasta conseguir captar su esencia.

La protagonista reflexiona en una cama que no es reparadora ni lugar de descanso, sino que sirve para pensar, soñar, recordar... Y esa cama está en una habitación donde siempre hay una ventana que no comunica con el exterior, sino que es el punto por donde nosotros podemos mirar el interior de la habitación (el interior de la autora).

Dice Manuel Vázquez Montalbán que la de Concha García es una experiencia ensimismada. Precisamente ese ensimismamiento le otorga la calidad a sus versos. Un lector llegará a plantearse dudas, sacará sus conclusiones, ciertas cosas no las entenderá y otras tantas le fascinarán. Todo ese mundo es el de Concha García. Y es que la complejidad forma parte también del amor y éste es un clarísimo ejemplo. Que se lo digan a San Juan de la Cruz...

No hay una floritura ni una egopoesía en cuanto a las formas, sino que son unos versos directos cuya complejidad está en el fondo, en lo que realmente quiere expresar. Si el amor es cortante, también lo son las líneas de la poesía, la sintaxis. Si el amor es incoherente, también podemos perdernos en estos versos. Si el amor es el abismo, también hay caída aquí. Por lo tanto, adentrarse en Cuántas llaves es adentrarse en el mundo personal de la autora.

Ella no nos lo da todo servido, requiere la participación de un lector que tendrá que perderse en un manojo de llaves para encontrar respuestas. Porque las llaves son puertas por abrir, preguntas por responder...

No hay comentarios: